Campañas RUV

A raíz de un evento científico, llevado a cabo en La Paz el año 1996 (Seminario Internacional sobre la Radiación Ultravioleta, la Capa de Ozono y sus efectos sobre la salud) y de las primeras mediciones de la RUV realizadas en el altiplano, el LFA-UMSA tomó la determinación de emprender campañas de información, educación y prevención de la población boliviana acerca de los riesgos relacionados con una excesiva exposición a la RUV.

Desde un comienzo se contó con el apoyo de la Organización Mundial de la salud (OPS/OMS), la colaboración del Ministerio de Salud y Deportes y la cooperación de las sociedades médicas involucradas (Dermatólogos y Oftalmólogos, principalmente).

A lo largo de más de 10 años de campañas continuas y sostenidas, se han afinado los mensajes y las actividades, buscando en todo momento de que la campaña sea nacional, y no solo restringida a La paz y alrededores, que sea efectiva, por estar dirigida prioritariamente a los sectores más vulnerables de la sociedad y creíble, por el respaldo científico de los mensajes, sin caer en fáciles exageraciones. La campaña se planifica y realiza casi enteramente en el LFA-UMSA con el personal y los medios de ese laboratorio y el soporte económico de la OPS/OMS.

Principales actividades de la campaña:

La campaña consiste básicamente en las siguientes actividades:

  • Realización de Talleres a escala nacional, incluyendo a ciudades intermedias y centro educativos del campo. En los talleres se informa acerca de la RUV y sus efectos y se insiste en las recomendaciones que hay que tomar especialmente en las horas y épocas más críticas.
  • Publicación y distribución de material educativo, como afiches, pósters, folletos, trípticos y señaladores de libros.
  • Atención a los sectores más vulnerables de la población como son los niños, especialmente del campo, los trabajadores al aire libre, los deportistas, policías, etc. En todo caso se trata de concientizar a los directos interesados, pero también a los responsables de las actividades (padres, profesores, padrones, jefes policiales y militares) a extremar precauciones con el sol.
  • Presencia en los medios de comunicación social mediante la publicación diaria de la Tabla del índice de la RUV, el envío de boletines mensuales y entrevistas y reportajes en ocasión de fechas especiales (por ejemplo el “día sin sombra”, o paso del sol por el cenit) o cuando los medios lo requieran.
  • Apoyo a eventos organizados por las sociedades médicas, tratando de fortalecer los conocimientos de los colegas médicos con información científica seria y actualizada.
  • Servicios ofrecidos a la comunidad, como el control de la calidad de las gafas solares ante la RUV.
  • Capacitación de jóvenes voluntarios para diseminar los mensajes de la campaña en esculeas y colegios. Exposiciones en lugares públicos en ocasión de Ferias o eventos especiales (por ejemplo, el día del ozono, 16 de septiembre).

TCC Bolivia – Paraguay

La Organización Panamericana de la Salud (OPS o PAHO) promueve proyecto de cooperación técnica entre países, con el fin de compartir experiencias e intercambiar logros en las áreas d ela salud en que cada país tiene fortalezas.

Esa clase de proyectos, llamados TCC por sus siglas en inglés, han permitido al LFA-UMSA ser partícipe de dos experiencias en el área de la RUV. Primeramente el año 2004 se llevó a cabo un TCC con el Perú, el cual permitió reforzar la capacidad de instituciones académicas y profesionales del sur del Perú (Arequipa y Cuzco principalmente) para realizar campañas de fotoeducación en el área de la RUV, de manera similar a lo que se viene realizando en Bolivia desde el año 1998. Como producto de ese proyecto se elaboraron tres propuestas para dar continuidad a la cooperación entre ambos países, pero los mismos no recibieron el apoyo económico de la OMS.

El año 2007, después de una larga gestación, se repitió la experiencia con el Paraguay, focalizando la cooperación en la fotoeducación de los colonos menonitas que viven a ambos lados de la frontera entre Bolivia y Paraguay.

A fines de diciembre se realizó un balance del proyecto y se publicó una Memoria con los principales resultados obtenidos, entre los cuales está el desarrollo sostenido de campañas de la RUV en paraguay a partir de lo compartido y aprendido en el proyecto. Actualmente Se busca extender esa experiencia a otros países interesados.

PAHEF

Luego de varios años de trabajo en el área de radiación ultravioleta el Laboratorio de Física de la Atmósfera ha logrado desarrollar un proyecto en beneficio directo sobre la población de los niños del Altiplano. El proyecto se origina como una respuesta al cambio de hábitos que experimentan las comunidades indígenas en cuanto a su vestimenta y costumbres. Se orienta hacia uno de los sectores más vulnerables: los niños. En las comunidades indígenas es muy común para los niños que caminen periodos relativamente largos hacia los centros educativos. Sea a la ida como a la vuelta, estas caminatas se realizan expuestos al sol durante el mediodía. La intensidad de la radiación ultravioleta en el Altiplano se encuentra entre las más altas a nivel mundial; el proyecto procura mitigar este problema. Dada la extensión del Altiplano se eligieron dos municipios como pilotos para enforcar los esfuerzos del proyecto: Pucarani y Mecapaca. El municipio de Pucarani se encuentra cerca del lago Titicaca, la población en general se dedica a la agricultura y a la ganadería; la ciudad de Pucarani se encuentra a una altitud media de 3800 msnm. El municipio de Mecapaca forma parte de un valle en el que la comunidad también se dedica a la agricultura y ganadería; la ciudad de Pucarani se encuentra a una altitud de 2850 msnm, aunque varias de sus poblaciones se encuentran a mayor altitud. Por otro lado, ambas comunidades indígenas carecen de servicios médicos apropiados y aunque se sabe que la radiación ultravioleta afecta la piel y los ojos de de los pobladores de estas regiones, ningún estudio sistemático para cuantificar este tipo de dolencias se ha realizado. Durante el primer año se realizaron consultas médicas a los pobladores de ambas localidades. Durante el segundo año se priorizó el diseño y la confección de gorritas para niños de entre 6 y 10 años. Se tomaron contactos con empresas bolivianas para la confección de las gorritas y se llegaron a confeccionar más de 5500 gorritas que fueron distribuidas en las localidades pertenecientes a los municipios piloto, entre las poblaciones que fueron objeto de la donación estuvieron:

  • Pucarani: Chojasivi, Vilake, Lacaya, Palcoco.
  • Mecapaca: Palomar, Chanca, Karakarani, Collana

El proyecto en resumen ha demostrado que el trabajo conjunto de las alcaldías, la universidad y los financiadores pueden lograr impactos que generen un cambio cualitativo en la calidad de vida de los habitantes del Altiplano.